domingo, 17 de julio de 2011

Piedra y Sombra

La piedra se enmaraña serenamente fría y dura en mi propia sombra. Las dos parecen compartir un mismo instante para ver y sentir la vida. Donde el hombre flaquea, la piedra exhibe su coraza. Donde la piedra rueda débil, el hombre alimenta un permanente fuego.