domingo, 3 de abril de 2011

Letra y sangre

Antonio Gómez, poeta visual, me envió hace tiempo estos lápices de colores con espinas. Yo quiero imaginar el esfuerzo que supone hoy en día aprender y hacerlo correctamente. Nos empeñamos en reproducir lo ya mil veces reproducido y contado, queremos que nos vuelvan a transmitir los conocimientos mil veces compendiados en libros y enciclopedias. Es normal que la sangre de nuestros alumnos fluya de descontento.